5/12/08

Felipe Bello Piñeiro

Bello Piñeiro (1886-1952) nació en el Seijo (Mugardos), estudió Bachillerato en Ferrol, para realizar a finales de 1900 estudios de pintura en la escuela de Artes y Oficios de la ciudad.
Los profesor
es, viendo la facilidad que tenía, le aconsejaron que pidiera el ingreso en la Academia de San Fernando. Instalado en Madrid, comparte los últimos años en el centro asistiendo al estudio particular del pintor José Garnelo y Aldá; allí conoce a los hermanos Zubiarre y a Gutiérrez Solana con los que mantendrá una larga amistad. Aunque viene a pasar las vacaciones de Navidad y el verano al Seijo, no fijará su residencia en Galicia hasta 1917, año en que se traslada con su madre, ya viuda, al Seijo. Luego vivirá en Doroña y Vivero. En 1922 vuelve a la casa materna de la que ya no volverá a salir, excepto cortas estancias en Coruña. Aislado y olvidado por los viejos amigos, muere en diciembre de 1952.
En 1925 la Junta Directiva del Casino ferrolano encarga a Bello Piñeiro la decoración de la "Sala de Conversaciones", conocida popularmente como "La Pecera". Las e
xperiencias anteriores en pinturas murales le llevan a aceptar el desafío, para el que, como primera medida, recomienda que se cubra la superficie con un enlucido de yeso así como las vigas de la sala que marcan como casetones, los nueve espacios que constituyen el techo.
Paralelamente comenzaría a trabajar sobre los diseños del motivo principal. Para eso concibe una ornamentación vegetal que cubrirá como una enredadera el techo de la sala, adaptándose a una compartimentación marcada por la estructura. En junio de 1925 se instala en el Casino. Quizás sea el rosetón central, en sus motivos decorativos, el más complejo y posiblemente al que más tiempo le dedicó Bello de todo el techo de la sala, ya que en otros motivos se inspiraba directamente en los temas orientales, hábilmente entresacados de un libro oriental de origen japonés. La decoración central está hecha a partir de la estilización de hojas de roble y castaño y demuest
ra un trabajo más personal e intuitivo.
Mugardos. Bello Piñeiro. Colección Caixanova.
Pero la principal m
anifestación del temple del artista es la paisajística al óleo, así como sus dibujos. Los primeros paisajes tienen un marcado sabor romántico y en ellos el autor proyecta sus estados de ánimo. De esta época es el cuadro de grandes dimensiones "Soto triste", uno de los más celebrados éxitos del artista. Usa entonces una gama cromática sobria. Más tarde, cuando se instala en el Seijo, evoluciona hacia el impresionismo y se vuelve más objetivo, más optimista y emplea más color. Pinta la aire libre para "ver las cosas de golpe" plasmar en el lienzo "la permanencia de lo cambiante" como dirían los impresionistas.
Bello Piñeiro era un gran dibujante de soltura y rapidez extraordinarias. Siempre estaba dibujando. Le gustaba mucho el dibujo ornamental y también hizo lo que el llamaba dibujo fantástico donde dejaba volar la imaginación. También hizo pergaminos, colaboró en revistas, ilustró cuentos, portadas de novelas, tuvo afición por la escenografía...
El 22 de febrero de 1942 fue designado por unanimidad Académico de número de la Real Academia de "Nuestra Señora del Rosario". Además fue designado Académico correspondiente de la Real Academia Gallega en diciembre de 1928.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Busca en pintores gallegos a Carmelo f Gonzalez Rodriguez pintor ferrolano
Un saludo

Template Design by SkinCorner